Esa cosa llamada realidad

Si yo escribiera una historia sobre un presidente de un país europeo que luciera este porte:

Imagen

Con una relación estable de años con una periodista…

Imagen

Y que, además, desde hace más de dos mantiene otra relación con una actriz que le acompaña a todos los mítines…

hollande2

…con la que se ve en distintos apartamentos (en uno de los cuales hasta el conserje les hace fotos) y con la que  incluso pasa días de descanso en la casa de veraneo de los padres del presidente, qué sé yo, en Mougins, en la Costa Azul, mientras la pareja oficial veranea sola en Grecia… ¿alguien se lo creería?

Aparte de que no me comería ni un colín con semejante protagonista, mis lectores me reprocharían que la trama es delirante, los personajes inverosímiles y la historia de amor patética.

Supongo que para escapar de la rocambolesca realidad, igual que Hollande se fugaba de su realidad presidencial en scooter para ver a Gayet, escribimos novelas románticas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s