Mes: noviembre 2012

My way

Este fin de semana he subido mi primera novela autopublicada a Amazon.

Me apetecía mucho y he decidido hacerlo con esta novela que escribí con vocación libertaria:

La portada es de la polifacética Marta Hidalgo, que vale para todo y todo lo hace bien, y las correcciones son de Cristina García García y Ava Campbell que me leen siempre con muchísimo amor y con mil ojos, como poco, y la maquetación de Carol García Campos.  Les agradezco, a ellas y a Encarna Magín, una vez más que estén siempre apoyándome en todas mis aventuras y experimentos.

Esta novela además es ambas cosas a la vez,  la aventura de volar sola y el experimento de probar la autogestión y el control de todo lo que implica el lanzamiento de una obra al mercado.

No ha sufrido rechazos ni de editoriales ni de concursos, aunque seguramente los habría padecido de haberla sometido al periplo habitual de un manuscrito recién salido del horno. Pero no ha sido el caso, pues he decidido que de mi ordenador vuele hasta Amazon, sola, con mucha ilusión, ganas, curiosidad, rebeldía y amor.

No sé cuál será el resultado de todo esto, pero lo que sí sé es que estoy contenta de haberlo hecho a mi manera con esta novela precisamente, que es muy especial para mí.

No es romántica al uso pero sí, como dice Cristina García García, gravita en torno al amor en todas sus formas, el amor como forma de vida, como filosofía y sustento, el amor a los hijos, a la familia, a los amigos, a las parejas actuales, a los ex, incluso a la suegra…

Es la historia de alguien que decidió no perder la esperanza, contada con cierto humor y ternura, o por lo menos esa ha sido mi intención. Si bien ya se sabe que las torres de los horrores se levantan con ladrillos cocidos con las mejores de las intenciones y que siempre hay desconfiar de lo que diga un autor de su criatura.

Así que lo más sensato será que me calle y que seáis vosotros los que opinéis.

Si os apetece leerla, os la dejo aquí:

http://www.amazon.es/hombre-que-encontr%C3%B3-casa-ebook/dp/B00AD9ABU2/ref=sr_1_5?s=books&ie=UTF8&qid=1353982261&sr=1-5

Ya me contaréis qué os parece…

Anuncios

Rebeldes y sumisas

Hay una tendencia en el mercado editorial romántico que viene marcada por dos tipos de mujeres: las rebeldes del XV al XIX y las sumisas del XXI.

¿Por qué el mundo al revés?

¿Por qué este aluvión de criaturas dispuestas a someterse a tormentos varios cual penitente en Semana Santa? ¿Por qué no queda nada para que salga al mercado Los 50 días de Antonio, ese hombre sádico que deja a su amada cual queso de Gruyère a golpe del ñinnnnnn, ñinnnnnnnnn de la Black&Decker*?

Hombre al que la prota por supuesto que redimirá porque si tiene esos gustos raritos es por culpa de la madre o del padre, o del tío, o de la abuela… o de todos a la vez, esos impresentables inadaptados que en su día no le compraron la mini perforadora de papel y de aquellos lodos, estos polvos… Bueno, ya me entendéis.

La respuesta la tiene E. J. James, la madre de Grey que dice: “A todos nos gusta tener esa fantasía respecto al control, porque estamos hartas de organizar la casa, la vida, las facturas, y apetece pensar que otra persona se encarga de dirigírnosla”.

http://www.lavanguardia.com/cultura/20120619/54314339352/trilogia-erotica-cincuenta-sombras-arrasa.html

Y frente a la fantasía de control, estaría la otra tendencia que es la de la reivindicación de la rebeldía.

Las razones de la reivindicación de la rebeldía son obvias. No hace falta más que leer la prensa cada día.

Este grupo estaría formado por las historias de amor de mujeres del pasado que buscan su identidad al margen de las imposiciones de la sociedad en la que viven, que no se someten, que no son sumisas ni calladas, sino que desafían su frustrante realidad social a pesar de la amenaza del castigo y del rechazo.

Lo que pasa con estas heroínas es que, y a pesar de que existieron mujeres así que la historia ha silenciado, se corre el peligro de caer en la extemporaneidad/patochada delirante.

Me refiero a todas esas protas que del XVI solo tienen el peinado, las sayas, las basquiñas y los chapines, porque por lo demás son mujeres con mentalidades del XXI que hasta dicen “¿me entiendes?”.

Pues eso.

Dos tendencias…

*Esto del ñinnnn de la B&D se lo debo a mi amiga la GRAN Victoria Serrada, mi maestra y mi musa.